Cita Con Rama

Cita Con Rama

Novela corta de ciencia ficción escrita por uno de los maestros del género. Está considerada como ciencia ficción dura, pero el autor no se recrea excesivamente en datos y bases científicas como por ejemplo Paul Anderson en “Tau cero” . Cita con Rama, es más sencilla, más “para todos los públicos”.  Para los que no conozcan a Clarke recordarle que es el autor de la genial “2001, una odisea del espacio”, con eso queda todo dicho. XD

Cita con Rama, se escribió a principios de los 70, pero dada la repercusión que tuvo el libro, y la cantidad de seguidores de la trama, el autor pidió ayuda a otros escritores siguió la  trama en una serie de novelas: Rama II (1989), El jardín de Rama (1991) y Rama revelada (1993).

Es una de las obras más premiadas del género pues, entre otros, recibió en 1973 el premio Nébula y en 1974 el Hugo, Locus y John W. Campbell Memorial.

Argumento : Se detecta un peculiar asteroide, que parece venir de fuera del sistema solar. Se descubre que es perfectamente cilíndrico (50 km de largo, 20 de radio de las bases) y que tiene un movimiento de rotación muy rápido. Obvia conclusión de que su creación se debe a una raza alienígena, y de que hay que interceptarlo. Se envía allí a una de las naves disponibles, la más cercana, en misión de exploración, y como embajadores en un posible contacto. Una vez posados, entran por una de las escotillas del cilindro para descubrir que el interior de Rama está hueco y en absoluta oscuridad …

mis marcadores sobre este libro:

  • No volvió a interrumpir al comandante y no hizo ningún comentario cuando Norton hubo terminado. Sí, tenia sentido, y era tan absurdamente sencillo que sólo a un genio podía ocurrírsele. Y tal vez a alguien que no esperaba tener que hacerlo él.
  • Aunque había visto mucho, imaginaba aún más; le gustaba pretender que sobre cada cresta de roca, fuera del alcance de su telescopio, había reinos mágicos llenos de maravillosas  criaturas. Y así, durante años, evitó visitar los lugares que sus lentes le aproximaban, porque sabía que la realidad no estaría a la altura del sueño.
  • Ahora, en el eje central de Rama, contemplaba maravillas que sobrepasaban las fantasías más disparatadas de su juventud. Un mundo entero se extendía delante de él.